CANDONGA VILLA SERRANA

Vistas maravillosas que invitan al silencio, la meditación y la introspección.

La Historia

Dos historias se superponen. La colonial, de la Estancia del Rosario de Santa Gertrudis, desarrollada al calor del precio del mineral de la plata en el mercado mundial (1720-1750) y a la provisión de mulas al Cerro del Potosí en Bolivia y la historia de la cal, acompañando la temprana urbanización de la Ciudad de Córdoba entre 1890 y 1920.

La Sustentabilidad

Adoptamos las tres R de conciencia ambiental:
reducir, reutilizar, reciclar y construímos en consecuencia. La Villa protege el cauce del Río San Vicente, con escorrentías controladas, uso de biodigestores, plantas de tratamiento con carrizales, captura de agua de lluvia y re-utilización de aguas grises.

Ello implica, además, una sistemática tarea de separación de residuos y control de desechos destinados a la producción de compost de orgánicos y de desechos vegetales. A su vez, controlamos y disminuimos el uso de pesticidas, asbestos, herbicidas y todo material tóxico, corrosivo, explosivo o inflamable.
Conservamos energía, al eliminar la iluminación superflua, utilizamos energía alternativa como energía solar y lámparas de bajo consumo.

Geografía Voluntaria

La Villa invita a un proceso de construcción conciente del espacio, priorizando la privacidad de aquellos que eligen vivir con nosotros. Por esta razón, se impulsa a construir en lotes con una extensión mínima que permita mantener distancias entre ocupantes, priorizando la geografía del lugar y el bienestar personal y medioambiental.
Impulsamos la construcción de viviendas que no rompan con la armonía del paisaje y, por sobre todo, contemplen el entorno como punto de partida fundamental.